El asalto a la razón

Turbio comportamiento del GIEI

Sobre premisas falsas, los expertos independientes de la CIDH se comportan como autoridad responsable (lo que implicaría usurpar la función constitucional de la PGR), y no como lo que son: coadyuvantes en la investigación del caso Iguala.

Con tono que raya en la incongruencia (como si lo que menos importara es el cabal esclarecimiento del horrendo crimen), y sin que alguno de ellos domine la materia, el viernes opinaron que es innecesario un tercer peritaje que confirme o descarte el basurero de Cocula como sitio de la quemazón de cuerpos… a pesar de que el especialista en quien dicen confiar (José Luis Torero, que buscó un crematorio en vez de una hoguera) sugiere se realice un estudio colegiado.

Y ante lo dicho por el secretario de Gobernación, que si descalifican el basurero debieran decir entonces dónde diablos se levantó la pira (de la que resultaron los más de 60 mil fragmentos carbonizados que se conservan), descargaron su resentimiento con un sofisma que delata una fuerte dosis de mala fe: que si Osorio Chong quiere la verdad, los dejen… ¡interrogar a los militares de Cocula!

 

cmarin@milenio.com