El asalto a la razón

Topo Chico no es la excepción

Las dos únicas fugas ocurridas en el sistema federal de prisiones fueron las de Joaquín Guzmán Loera y expusieron lo endeble y relativo de la "máxima seguridad" supuesta en los penales de Puente Grande y del Altiplano.

Sin embargo, ni siquiera en esos establecimientos, degradados hasta el ridículo, han tenido lugar amotinamientos como los registrados en prisiones estatales y municipales.

Con el antecedente hace casi cuatro años del motín con 44 muertos en la cárcel de Apodaca, lo de ahora en Topo Chico pone a Nuevo León bajo la lupa y en el top de las letales, pero en 2009 hubo 20 asesinados en la de Ciudad Juárez, 31 en 2012 en la de Altamira, 22 en la de Gómez Palacio y 13 en 2013 en la de San Luis Potosí.

Un desastre, pues, el aparato carcelario mexicano, con casi 400 prisiones en total, de las cuales 21 son federales y el resto estatales y municipales, con una población cercana a los 250 mil reos (bajo proceso o sentenciados).

Como anoche le dijo el comisionado Renato Sales a Carlos Zúñiga (MILENIO Tv), la reforma del sistema nacional penitenciario ¡urge!