El asalto a la razón

Sandoval ataca de nuevo

Ni retirado ya (supera la edad confiable para seguir pastoreando), Juan Sandoval Íñiguez renuncia a la patraña que ideó para que la PGR secunde la perversidad de que su predecesor fue víctima de un “crimen de Estado”.

A 21 años de que el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue muerto por llegar en el peor momento al aeropuerto de Guadalajara en un Grand Marquis (como en el que los pistoleros de los Arellano Félix esperaban que llegara Joaquín El Chapo Guzmán, para matarlo), el abogado de Sandoval, José Antonio Ortega Sánchez, convoca por internet a católicos incautos a suscribir la “exigencia” de que el presidente Enrique Peña diga “toda la verdad”.

Cuñado del extremista Jorge Serrano Limón, Ortega Sánchez es uno de los fanáticos que impulsan la canonización de Posadas con el cuento de que, por haber recibido 14 disparos, fue “mártir de la fe”, y no, como consta jurídicamente, víctima circunstancial de una balacera entre narcos.

De Martín Alejandro Aceves, que recibió ¡28 tiros! de un AK-47, o de los otros cinco muertos en el mismo episodio, ni el Episcopado ni el Vaticano dicen pío…


cmarin@milenio.com