El asalto a la razón

En "Salmos": “tienen ojos y no ven…”

¿Qué interés pueden tener los científicos de la universidad austriaca en inventar una segunda identificación de restos de los normalistas de Ayotzinapa que levantó, asesinó y quemó hasta su carbonización una banda de narcodelincuentes?

¿Tendrán algún vínculo político con el gobierno de Enrique Peña Nieto? ¿Con la Procuraduría General de la República?

"No hay certeza suficiente en este estudio", dicen a través de su vocero los padres que perdieron a sus hijos.

Y en ese sentido se manifestó ya el equipo de forenses argentinos, quienes decían confiar en el prestigioso laboratorio de la Universidad de Innsbruck.

El valor del resultado obtenido de la muestra "podría" pertenecer al joven Jhosivani, pero "solo puede ser considerada como una probabilidad".

Los interesados en que la herida siga abierta se empeñan en negar lo que cada vez parece más evidente.

A ellos y a los expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la detención del sujeto apodado El Gil debe haberles caído como una mentada de madre.

cmarin@milenio.com