El asalto a la razón

Revolución… ¿esquina con qué?

En tanto pancheros y gobierno asumen que nada bueno lograrán con el desmadre o la represión, vuelve a sonar la tontería de que la litis es por una “reforma laboral, no educativa”.

Pero la neta: nadie confiaría en un “médico” sin actualización de conocimientos.

Y aun suponiendo que la reforma sea “laboral”, ¿qué hacer con los profes de dudosa carrera magisterial que, como se vio en Oaxaca y hoy se sabe de Michoacán (reportaje de Alma Paola Wong), han detentado los recursos y la impartición de la enseñanza pública?

A “extremar las contradicciones” apuestan los protofascistas vividores del cuento y sus intelectuales paleros, y no faltan quienes en vandalismo y bloqueos ven ya “la revolución”.

Ignoran que las revoluciones prosperan solo con crisis económica generalizada, descontento y descomposición en los ejércitos, y una vanguardia proletaria que las encabece.

Que la CNTE se ostente de trabajadores ha sido un muy costoso sinsentido (y de las otras dos premisas para qué hablar).

Gente como la que azuza el delirio en el sur y sureste inspiró a Lukács para escribir El asalto a la razón…

cmarin@milenio.com