El asalto a la razón

Pudrió la vida en Venezuela

Valor, perseverancia y prudencia parecen ser las virtudes fundamentales que definen a la mayoría de venezolanos desde que el déspota que desgobierna su país comenzó a platicar con pajaritos.

Más que la descarada calidad de dictador asumida por quien mangonea a la república bolivariana, acalambra la patraña de sus alcahuetes en México que achacan a la “derecha” y al “imperialismo yanqui” la profunda crisis humanitaria que se vive en Venezuela.

Calladitos se ven más lacayitos.

También es de lamentar el apoyo “moral” y “revolucionario” que, por la canija necesidad económica, le han brindado los hermanos Castro, Evo Morales, Daniel Ortega y otros “progres” del continente.

Inmaduro, como sin duda es Maduro, ha podrido la vida de los venezolanos, algunos de los cuales dicen que hasta la derecha real añora al farsante que lo antecedió.

Ante la competencia política que se vive en México, la tragedia que padece hoy el pueblo venezolano hace recordar que la demagogia es la escalera por la que frecuentemente se llega a la tiranía.

cmarin@milenio.com