El asalto a la razón

Pasitos, no “taconazos”

Si la irrupción de Morena, con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, fraccionará en 2015 a la indescifrable izquierda, la dirigencia nacional del PRD confía en que la eventual pérdida de preferencias no le afectará de manera sustantiva.

Están seguros de mantener el control en su principal nicho, el DF, con excepción quizá de Milpa Alta, pero no frente al lopezobradorismo sino ante el PRI, y confían en arrebatarle al PAN la Benito Juárez.

Suponen que Morena obtendrá el mejor desempeño, con 16 por ciento, en Coyoacán; en Cuauhtémoc (13 por ciento); en Gustavo A. Madero (10 por ciento) y en Iztacalco e Iztapalapa (7 por ciento).

A nivel de todo el DF, el PRD conserva una preferencia de 55 por ciento, frente a 12 por ciento del PRI, 9 del PAN y 9, también, de Morena.

Con tales números, eso de que Jesús Ortega pintó su raya con López Obrador no sería, como se aventuró aquí, por sentir “taconazos en la azotea”, sino para enfatizar de manera tajante las diferencias ideológicas.

La definición de candidatos y la eficacia de sus campañas despejarán las dudas.

cmarin@milenio.com