El asalto a la razón

¿"Mensaje personal" en la Constitución?


El tenaz empeño de Acción Nacional para que Petróleos Mexicanos cuente con un Consejo de Administración “profesional” pareciera tener un destinatario preciso, a quien lo quiere ver excluido del mismo: el secretario general del sindicato, Carlos Romero Deschamps.

Abundan, sin embargo, las empresas (públicas y privadas) en cuyos consejos figuran representaciones laborales.

Para los principales impulsores de la “profesionalización”, el sindicato petrolero pudiera mantener una representación en el consejo, siempre y cuando responda a un perfil ducho en la operación de grandes y eficientes empresas.

En vez del dirigente sindical, hágase de cuenta, los consejeros laborales pudieran estar encabezados por expertos equivalentes a Pedro Aspe, Agustín Carstens o Ernesto Cordero, quienes, velando por la empresa y ésta multiplicando sus ganancias, pugnarían por mejores salarios, más prestaciones y mayores repartos de utilidades para los trabajadores.

Suena lógico.

Tanto… como que el sindicato decida que su representación la siga encabezando Carlos Romero Deschamps.

cmarin@milenio.com