El asalto a la razón

IPN: No al “arreglo” en "lo oscurito"

El “sí” oficial a todas las demandas de la Asamblea General Politécnica se sustenta en el reconocimiento gubernamental de un fundamento clave para enfrentar cualquier problema: los planteamientos del movimiento estudiantil se apegan a la legalidad, lo cual hace imaginar un sensato desenlace para el mejoramiento de las actividades académicas y condiciones administrativas del Instituto Politécnico Nacional.

Lo mismo no aplica, por desgracia, a otras demostraciones masivas de protesta, como la de ayer (una más en su historial) a cargo de ex trabajadores de la extinta Luz y Fuerza que, además de cometer destrozos, retuvieron por horas y horas a personal de la Secretaría del Trabajo.

Ya ni hablar de movimientos como el del magisterio disidente, cuyos activistas en Guerrero vandalizaron e incendiaron este lunes la sede del gobierno y el Congreso del estado.

Lo mejor de la respuesta a la comunidad politécnica es el ofrecimiento de diálogo público y televisado para que nadie pretenda marrullerías en lo oscurito…

cmarin@milenio.com