El asalto a la razón

Guerrero: elecciones y proporciones

En la Secretaría de Gobernación, adonde acudió el martes para intervenir en una siempre redituable mesa de trabajo para negociar demandas de chile, de dulce y de manteca, el secretario general de la facción de la CNTE en Guerrero, Ramos Reyes, declaró:

“La exigencia a las autoridades es que se incorpore el caso de los 43 (normalistas de Ayotzinapa) y, si se soluciona, nos vamos a las elecciones…”.

De lo contrario, se sabe, la Ceteg y los vividores de tragedias persistirán en sabotear los comicios del 7 de junio (y en Oaxaca se asoma una amenaza similar).

Casi simultáneamente, el gobernador del estado, Rogelio Ortega, declaró a Liliana Padilla (MILENIO del miércoles) que en esa organización militan “algunos” de los mil 400 aviadores que se han detectado, entre los 19 mil probables docentes que hay en Guerrero.

Según el Instituto Nacional Electoral, en aquella entidad hay dos millones 233 mil 40 ciudadanos con credencial para votar.

De salirse con la suya los saboteadores, y parafraseando a Churchill, nunca tan pocos violaron un derecho constitucional de tantos.

 

cmarin@milenio.com