El asalto a la razón

Fuente ovejuna y la impunidad

La madriza que propinó antier una turba demencial a más de un centenar de policías de la Ciudad de México es otro ejemplo del poder de manipulación de vivales que fabrican “movimientos sociales” para medrar… de la pobreza.

Quienes participaron en las agresiones que pusieron en peligro vidas de granaderos prácticamente desarmados debieran saber que el agua de manantial, a cuyo entubamiento se oponen, simplemente no es de su propiedad, sino de la nación.

San Bartolo Ameyalco es la localidad (en la delegación Álvaro Obregón) a cuyos pobladores azuzaron contra la obra pública y la policía un par de familias que controlan el negocio del reparto de agua de manantial, lo que les reporta más de cinco millones de pesos mensuales de ganancia.

El secretario de Seguridad y el procurador de Justicia del DF (Jesús Rodríguez Almeida y Rodolfo Ríos Garza, respectivamente) tienen en este caso la gran oportunidad de hacer un trabajo impecable y ejemplar para que los agresores materiales e intelectuales no queden impunes…

 

cmarin@milenio.com