El asalto a la razón

Falaz endoso de muertos

Sin rodeos, Diego Fernández de Cevallos puso los puntos sobre las íes con lo que resulta obvio, pero suele tergiversarse (“en muchos casos se hace con maldad…”) para el golpeteo político, pese a que Hay de muertos a muertos, como tituló su columna de ayer.

“Los muertos de Calderón” se ha vuelto una frase tan común como injusta: la cifra menos inflada es de alrededor de 60 mil asesinatos relacionados con la narcodelincuencia, pero una mezcla de sensatez, buen gusto y demagogia hizo que los índices oficiales (los del Inegi, por ejemplo) se refieran solo a “muertes violentas”, a fin de evitar inducir a la criminalización de las víctimas.

Con la misma lógica falaz del endoso de muertos debiera también hablarse de los robos de autopartes de Salinas, los robos a casas-habitación de Zedillo, los secuestros de Fox o los atracos al autotransporte de Peña.

La gran mayoría de las víctimas, como Diego hace notar, lo ha sido por disputas y venganzas entre las bandas delincuenciales.

Quien afirme lo contrario se equivoca. O miente deliberadamente.

 

cmarin@milenio.com