El asalto a la razón

'Excesivo' instinto de conservación

Decenas de autodefensas tomaron por asalto la alcaldía de Apatzingán el 22 de diciembre de 2014, y tres semanas después (6 de enero del año en curso) efectivos del Ejército y la Policía Federal recuperaron las oficinas.

El operativo concluyó sin incidentes pero, en su retirada, el convoy de las tropas oficiales, con 44 detenidos y 23 vehículos asegurados, fue perseguido y alcanzado por una veintena de camionetas atestadas de paramilitares y se produjo una balacera que dejó una docena de víctimas entre muertos y heridos (un par de éstos eran soldados).

Según el peritaje, los civiles fallecidos habían disparado armas de fuego; en el suelo quedaron casquillos de escopeta y balas de .9 milímetros que no utilizan las fuerzas federales, y la presunción lógica es que hubo un fuego cruzado.

En esas autodefensas figuraban matones de la banda Los Viagras o Los Sierra, ligados con La Familia, Los caballeros templarios y Jalisco Nueva Generación.

Lindas personitas, pues, a diferencia de soldados y policías que según la CNDH han de ser unos miserables.


cmarin@milenio.com