El asalto a la razón

Errores, disculpas y confirmación

Sin auxilio de una grabadora, las anotaciones apresuradas parecen garabatos indescifrables que, con las presiones del cierre de edición, se traducen en pifias:

En mis textos de ayer con detalles previos a la revelación de las conclusiones preliminares del Grupo Colegiado de Expertos en Materia de Fuego sobre el basurero de Cocula, nombré Carlos a Francisco Cox, y a Mercedes Doretti la apellidé Loreti.

Afirmé que en el basurero estuvieron Beristain y Cox pero solo estuvo éste, y Beristain tampoco participó en las reuniones de la CdMx con los expertos internacionales.

De los fragmentos recuperados escribí 16 mil, cuando lo cierto es que suman alrededor de… ¡60 mil!

Gajes del oficio. Ofrezco disculpas a los aludidos y a los lectores.

Lo que no tiene remedio es que, por desgracia, los caminos de Los 43 conducen al basurero.

Y de la vituperada conferencia del viernes tomo en cuenta que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales pidió a la PGR no escamotear lo sustantivo del caso.

 

cmarin@milenio.com