El asalto a la razón

Embrión de Iguala… ¿en Iztapalapa?

Nada nuevo: en el oriente de la Ciudad de México actúa con impunidad el crimen organizado.

Para intentar disminuir su peligrosidad, las autoridades locales y federales le llaman “narcomenudeo”, como si no se dieran también extorsiones, secuestros y demás variantes propias de zetas, golfos, templarios, rojos o cualquier otro cártel de la droga.

Guerreros Unidos es la banda de la que al menos la dirigencia nacional perredista supo a tiempo que podía estar detrás del alcalde (prófugo hoy) de Iguala.

Y del PRD, su Comité Ejecutivo en el DF sabe desde hace diez días que gente armada que viaja en Hummers, de la facción perrediana Equidad Social (de la diputada Dione Anguiano y del procurador social del GDF, Alfredo Hernández), predominante en Iztapalapa, exige pagos “de protección” a tianguistas de las colonias Agua Prieta y José Revueltas  (Ángel Bolaños, en La Jornada de ayer).

Fue ¡el vocero! David Mendoza quien denunció ese probable crimen. Y renunció ya porque se le amenazó con destituirlo y expulsarlo del partido.

¿Qué autoridad investigará esto? O ninguna se dará por enterada…

 

cmarin@milenio.com