El asalto a la razón

Deshonrada palabra obispal

Para intentar justificar su visto bueno a que con sucios acuerdos notariales un par de curas pederastas bajo su autoridad libraran la cárcel, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, alegó (12 de enero de este año) que los padres de las víctimas “así lo pidieron para no ventilar los asuntos públicamente”.

Y explicó uno de los casos:

“Los papás de la niña me dijeron, mediante notario, que ellos colaboraban en el asunto eclesiástico, siempre y cuando yo me comprometiera a no llevar este caso ante las autoridades”.

Siete años atrás, en el prólogo del libro Prueba de fe de Sanjuana Martínez, Vera escribió lo que parecía su convicción:

 “La pederastia no se cura como si se tratara de una enfermedad pasajera. Son psicópatas que hay que reportarlos, aunque nos dé vergüenza (…); la omisión en el orden de la justicia es una situación que nos lleva a cometer errores, pues en ocasiones lo que denominamos normalmente pecados son delitos sancionados dentro del orden jurídico civil. La justicia tiene que ser integral…”


cmarin@milenio.com