El asalto a la razón

David y el hebreo en Lecumberri

Salvador Martínez della Rocca, El Pino, recordó (para El asalto… en tv) que los estudiantes que ya eran amigos (líderes históricos del 68 que se hermanaron en la crujía de Lecumberri donde fueron encarcelados) aprovecharon su encierro para dar clases a quienes quisieran (presos comunes también), y aprender unos de otros.

Luis González de Alba, por ejemplo, impartía francés.

En su última entrevista (MILENIO de antier con Jorge Almazán), Lábaro (como se le conocía entonces) contó que también él en Lecumberri tomó clases de hebreo “con un señor que me regaló los Salmos de David…”.

Eso explica tal vez que en su último tuit (mañana del domingo 2 de octubre) haya remitido a los fragmentos del Salmo 71 interpretados por un niño con tan magnífico registro de voz que hace llorar a su audiencia original y acogota en YouTube:

¡Oh Dios mío!/ Que mi boca se llene de tu alabanza cada día/ De tu gloria y esplendor/ No me rechaces en tiempo de mi ancianidad, cuando mis fuerzas se hayan acabado/ Nunca me abandones, no/ No me rechaces/ Nunca me abandones...

En el 68 tenía 24. Se mató a los 72.

cmarin@milenio.com