El asalto a la razón

Conmemoración venida a menos

En 1936 se dedicó el 20 de noviembre a la Revolución y en 1941 se realizó el primer desfile cívico militar que, al paso de los años, devino deportivo y en los más recientes prácticamente desapareció.

De ahí que hace ocho días el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anticipara:

 “No había sido previsto ningún evento (…), entonces no podemos hablar de ninguna cancelación” porque las circunstancias han cambiado y, “en este momento, lo que hay que hacer es reconocer al Ejército con ascensos; habrá un evento con el Estado Mayor y reconocimiento al Premio Nacional de la Juventud…”.

Falla sin embargo la comunicación oficial: el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México anunció ayer dos horas de suspensión de vuelos “por las operaciones aéreas” (militares) con motivo “del desfile deportivo…”, y las aerolíneas protestaron, con sobrada razón.

Aeroméxico de plano se encabronó: “Esta inesperada decisión (…) contraviene la autorización previamente recibida”.

Y en el monumento a la deshilachada Revolución (y su museo), los maistros de la CNTE siguen haciendo de las suyas…

cmarin@milenio.com