El asalto a la razón

Cínica mentira de los agresores

¿Cuántos de quienes el lunes atacaron en Iguala una instalación militar iban embozados y militan en las tóxicas agrupaciones “anarquistas” de que informa hoy MILENIO?

¿Quiénes de ellos son familiares de los jóvenes de Ayotzinapa victimados por la delincuencia?

¿Participaron “profesores” y “guerrilleros” en la cobarde agresión?

Quizá nunca se sepa quiénes fueron los encapuchados, pero los “maestros” y “estudiantes” identificables no deben quedar impunes.

Llama por eso la atención que la Sociedad de Alumnos de la normal rural y el Comité de Padres de los asesinados afirmen la descarada mentira de haber sido “agredidos por los elementos castrenses”.

¿Ni a sí mismos se reconocen (con o sin capucha) entre los videograbados lanzando proyectiles y usando un camión de refrescos y un tráiler (doble caja) de cervezas para irrumpir en el recinto militar?

Pero de ellos y sus camaradas profes de Oaxaca (jurídicamente “servidores públicos”) vandalizando cámaras de seguridad, las entidades oficiales y civiles de “derechos humanos” continúan siendo tristes, ominosas alcahuetas...

cmarin@milenio.com