El asalto a la razón

¿Y Benito Juárez, ‘apá’?

Por deplorable que sea su desempeño laboral y nula su actualización profesional (de ahí el ínfimo índice de aprovechamiento escolar de un millón 300 mil niñas y niños usados como rehenes), los profes de la sección 22 no son ignorantes, y menos para tragarse el burdo señuelo que les echó Andrés Manuel López Obrador para que le sirvan a su partido en las próximas elecciones por la gubernatura de Oaxaca.

Su propuesta de “revertir” la reforma del Instituto Estatal de Educación implica la reposición de privilegios extralegales a la facción sindical, tales como: el obsceno banco de plazas, la facultad de imponer funcionarios en el Ieepo, un Ministerio Público “especial” a su servicio, impunidad para los maistros faltistas, que ninguno sea jamás evaluado y este atraco descomunal al erario: más de 3 mil 500 puestos administrativos virtuales que, simplemente, no se necesitan.

La misma supermarranada con que se sobornó la lucha democrática original de la 22 por decreto del priista Heladio Ramírez quien, por lo visto, desplazó a Benito Juárez en el decadente ánimo de AMLO.

 

cmarin@milenio.com