El asalto a la razón

Solalinde vuelve a insidiar

Amparado en la aureola de protector de migrantes, Alejandro Solalinde no cesa de ejercer con absoluta impunidad su licencia de sacerdote para calumniar.

Luego de embarcar a la Procuraduría General de la República y a las policías Federal y Ministerial en la infructuosa búsqueda de Javier Duarte en un rancho de Villa Flores, Chiapas, dijo anoche (con Azucena Uresti en MILENIO Tv) que lo cierto es que el gobierno sabe muy bien dónde está el prófugo porque lo tiene escondido.

Lenguaraz pero nada tonto, eludió revelar el origen de su embuste.

A Solalinde, sin embargo, hay que reconocerle haber sido el primero en decir que Los 43 de Ayotzinapa fueron asesinados y sus cuerpos calcinados. ¿En dónde, según él? En “los crematorios” del 27 batallón militar de Iguala. ¿Cómo lo sabe? Por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH, asegura con desfachatez. Pero calumnia de nuevo: ni el GIEI osó aventurar tamaña insidia.

Por grillo, deudos y compañeros de los estudiantes lo echaron cuando, con hábito de solidario, pretendió oficiar una misa en la normal de Ayotzinapa...

cmarin@milenio.com