El asalto a la razón

Adiós a marchas pagadas por el erario

Si la movilización (más allá de recurrentes agravios al resto de la población y de su proclividad al vandalismo) ha sido el más eficaz recurso de la tumultuaria disidencia magisterial (minoritaria, sin embargo, frente al resto del profesorado nacional), resulta incomprensible que las marchas de miércoles y jueves en la Ciudad de México, anunciadas por sus líderes como “contundentes”, hayan resultado tan escuálidas (de 4 a 6 mil andantes, aproximadamente), sobre todo si se considera que la mayor facción, la de Oaxaca, tiene alrededor de 80 mil agremiados cautivos.

Menos se entiende que marchen tan pocos, cuando la indecencia de los privilegios que pretenden conservar incluye incentivos económicos por participar en acciones “de lucha”.

Anoche (El asalto… de MILENIO Tv), el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, afirmó que en lo que resta del año solo se les pagará a los profesores que trabajen.

¿Cuánta concurrencia tendrán las marchas de la CNTE cuando el erario deje de financiarlas?

 

cmarin@milenio.com