El asalto a la razón

Acusación canalla contra Yunes

Anoche, con Azucena Uresti (MILENIO Tv), la señora Edith Encalada cometió la vileza de insistir en calumniar a Miguel Ángel Yunes achacándole el delito del que ella fue víctima: pederastia.

Como consta en la entrevista que le hizo en marzo de 2009 Blanche Petrich en La Jornada, el único sujeto a quien señaló en 2003 como su victimario fue Succar Kuri, pero la campaña de muladar en Veracruz la anima hoy a propinar el miserable infundio al candidato del PAN a la gubernatura.

En el peor de los casos, Yunes tuvo la mala suerte de tratar al abusador de niñas, pero no existe el delito de portación de amigo prohibido.

Afectado por el virus de los linchamientos, el afamado sacerdote Alejandro Solalinde se montó en la maledicencia de la señora y pontificó: “Son políticos viejos, mañosos y reciclados que, en este contexto de corrupción e impunidad, los delitos que han cometido, lejos de ser una mancha o un estigma que les impida ejercer la función pública, tal parece que son recomendaciones…”.

El castigo a los calumniadores debiera ser tan severo como a los pederastas.

cmarin@milenio.com