Red Social

Gobiernos locales en comunidad

Ya he escrito acerca del comunitarismo y sus efectos en el desarrollo de la sociedad, hoy quiero abordar su influencia positiva en los gobiernos locales y en la propia comunidad. A finales del siglo XX, tras la caída del muro de Berlín, comenzó a gestarse en los círculos académicos un nuevo concepto para sistematizar las cualidades y practicas que debía implicar un buen gobierno: "la gobernanza". Ésta se definió como "una manera distinta de gobernar", pues partía de una evaluación y categorización de las decisiones y resultados públicos en cuanto a objetivos concretos. También, esta propuesta resultaba interesante porque se enfocaba en buscar el bien y el desarrollo de la comunidad en un entorno democrático, transparente, de integración, libertad de comercio, derechos humanos y sustentabilidad ambiental.

Distintas administraciones públicas se dieron a la tarea de experimentar y poner en práctica los principios de esta corriente teórica y, luego del balance, fue la esfera local la que registró los mejores resultados. Uno de los esfuerzos más importantes para medir y clasificar los varios puntos de la gobernanza, ha sido el índice diseñado para más de 200 países por el Banco Mundial en el que se analizan seis dimensiones: estabilidad política, ausencia de violencia, efectividad gubernamental, estado de derecho, control de la corrupción y calidad de la regulación.

Dependiendo de la región, el enfoque de gobernanza ha evolucionado, y devenido en las denominaciones de "gobiernos de comunidad o proximidad". Estos últimos comparten con la gobernanza su disposición a responder a demandas sociales y a asuntos de la agenda local, lo cual sucede gracias al desarrollo de capacidades y alternativas creativas en la gestión pública. El factor más importante que explica la funcionalidad de este prototipo, es la aproximación gubernamental a cada una de las comunidades a través de servidores públicos responsables y autorizados para atender directamente a las peticiones.

En segundo, obedece al rol de los ciudadanos cuya participación, bajo un esquema de colaboración, corresponsabilidad y compromiso, ha establecido un paradigma más flexible en cuanto a una relación horizontal y de igualdad entre autoridades y vecinos. Esto ha logrado la reducción en tiempo de respuesta a demandas ciudadanas, menor intervención de agentes institucionales, simplificación administrativa y eficacia en la gestión.

En Huixquilucan, implementamos un modelo así. Se enriqueció con un programa de valores que privilegiaba la cooperación, diálogo, trabajo en equipo, conciliación y complementariedad. "Gobierno en comunidad" fue un esfuerzo innovador con propósitos de bienestar social y beneficio colectivo que involucraba, además, la participación de otros órdenes de gobierno bajo los principios de coordinación y transversalidad. Desde mi perspectiva, esta forma de conducción política se distingue como una prometedora área de oportunidad que pudiera ser considerada, analizada, replicada y mejorada.

@carlosiriarte_