Red Social

Comunicación abierta

En esta columna he argumentado que el diálogo es un valor y un recurso poderoso que los seres humanos tienen a la mano. Por ello, quiero ahora reflexionar sobre el significado y los alcances de la "comunicación abierta", la cual entiendo como la actividad que dos o más personas desarrollan en un sentido recíproco de transparencia y franqueza.

Sobre este concepto hay antecedentes muy valiosos que lo fundamentan. Entre ellos aparece el filósofo alemán Jürgen Habermas, quien en su Teoría de la acción comunicativa I, postula que la comunicación debe tener como propósito el acuerdo entre dos o más individuos y puntualiza que para que esto suceda, es necesario que sea "inteligible, correcta, verdadera y veraz".

En la actualidad, la comunicación abierta apunta directamente a la solución o alcance de metas comunes por medio de la eliminación de barreras, los cambios de paradigma, la autocrítica y de la confianza, pues ésta es la que, precisamente, permite exponer las preferencias, deseos, creencias, intereses y objetivos de quienes se comunican, lo cual es imprescindible para diseñar estrategias y tomar decisiones al contemplar, en perspectiva, el mapa completo de la información.

En la medida que la comunicación es franca y directa, logra exteriorizar las diferencias, lo que favorece su puntualización y orden. A partir de ello, las personas pueden enfocarse primero en las coincidencias para después conciliar las alternativas.

Por ejemplo, en el caso de los paradigmas, esto es, de aquellos patrones establecidos y convertidos en lo normal dentro de un colectivo social, una contribución directa de la comunicación abierta es que permite explorar enfoques opcionales para proceder, en su caso, a modificar esquemas antes aceptados y, de este modo, propiciar la renovación.

Finalmente, quisiera señalar que a través de este tipo de comunicación podemos ser conscientes de la posición en la que nos encontramos, y decidir si continuamos o corregimos ideas, comportamientos, procedimientos y/o entornos. Desarrollar comunicación abierta es un proceso complejo, pero si se logra nos permitiría generar sociedades más transparentes, tolerantes y unidas.