Australadas

Molestingando

Dice Eduardo Galeano que todos en el mundo tenemos un doble y que como es antípoda nuestro jamás le encontramos. Que cada que avanzamos en su búsqueda él o ella hace lo mismo y en la equidistancia radica la razón del entuerto. Como consecuencia de esta idea me ha dado por pensar, cosa que celebro intensamente, en el hecho de que así como tenemos dobles, los humanos también debemos tener una especie de némesis, versión bizarra o lado b que, a diferencia del doble que sugiere Galeano, éste sí nos da alcance y se vale de marrullerías para hacernos la vida imposible.

Sólo así podría explicarse el culebrón en el que se han metido las "Chicas" Rayadas del Guadalajara, con la última ocurrencia de su dueño de vestirse de charritos montaperros para posar en la nueva foto del club. Flaco favor le hicieron a los miembros de la Asociación Nacional de Charros que ni tardos ni perezosos se asomaron para decir esta reata es mía. Bajo el pretexto de sentirse agraviados ante la falta de respeto del chiverío, los herederos de las glorias de Jorge "Negrote" y Miguel Aceves "Mujía" se encontraron con una versión suya tropicalizada y hecha con las patas. Alegan que aunque no advierten malas intenciones, sí una pésima asesoría.

Nomás por darle en la suya, los de caballo y sombrero deberían posar con las botas puestas y la casaca de Omar Bravo, digo, para además seguir sacando provecho al asunto mediante una publicidad gratuita e insulsa a costillas del Guadalajara. Ya se parecen a los que alzaron la voz y se rasgaron las vestiduras por el comercial del Piojo Herrera y su cotorro al hombro. Queriéndose pasar de listos algunos representantes populares han armado lío ante la Profepa bajo el argumento de que el comercio de aves como la que aparece en el anuncio está prohibido por la ley. ¡Ay mi vidooo!

¿Entenderán el flaco favor que le hacen al sitio de comercio en internet en que se anuncian Piojo y pajarraco? ¿O creerán que no importa si salen ganando los de Segundamano, con tal de que ellos reciban unos cuantos de reflectores? Ni duda cabe, vivillos desde chiquillos. Tan vivillos como los que en su lodazal se llevaron entre las patas a jugadores, equipo y afición queretana, ante uno más de los episodios del drama Los Gallos Blancos también lloran.

Sin suerte, sin buen fútbol y ahora sin dinero, han tenido que recurrir a organizar un Gallotón para sacar aunque sea para los gastos de operación del equipo y el pago de la nómina. Aquí aplica aquella de que lo peor que le puede ocurrir a uno es convertirse en villano de su propia historia, o pasar la vida durmiendo con el enemigo. O viajar con él, pues muy pocos se imaginaban que la Línea Dorada del Metro del "Defectuoso" iba a estar igual de mal hecha que una carretera repavimentada en época de lluvias. Ahora la bolita se la avientan unos a otros bajo el ritmo de "yo te aseguro que yo no fui, son puros cuentos de por ahí" y se hacen como el tío Lolo. Y mientras tanto el ciudadano de a metro se ha quedado de a pie.

Lo único que de verdad lamento es que "El Tata" se nos haya ido de minero. Habiendo tanto miserable alrededor enfermo solemnidad, porqué se tienen que pelar al otro mundo los que hacen reír. Empiezo a sospechar que hay un Dios que todo lo ve y es antagonista hasta de sí mismo. Esas son ganas de joder y no pedazos.