Contrastes

Fracasan proyectos en el CH

Ahora que Antonio Gali Fayad revivió el debate sobre los posibles mecanismos que se podrían usar para repoblar el Centro Histórico de Puebla, vale la pena recordar que varios programas que buscaban el mismo objetivo han fracasado.
Tony Gali planteó que para lograr que 200 mil personas regresen a vivir al primer cuadro de la ciudad requeriría de una inversión privada de 20 mil millones de pesos en un periodo aproximado de diez años.
Lo que el alcalde electo debe tomar en cuenta es que sus antecesores han emprendido diversos proyectos con el mismo objetivo y todos han  fracasado por diversos factores políticos, sociales y económicos.
Luis Paredes, exedil panista, anunció el proyecto de repoblar el Centro Histórico a partir de detonar plazas comerciales en casonas y compró con recursos del erario dos inmuebles para reubicar ambulantes, liberar las calles y que los ciudadanos regresarán a las viejas casas.
Aunado a lo anterior planteó la construcción de estacionamientos subterráneos para garantizar que los ciudadanos tuvieran espacios en el primer cuadro de la ciudad pero no pudo concretar el proyecto porque el INAH no autorizó las obras, los ambulantes rechazaron las casonas y los dueños de las viviendas no invierten ni un peso para rescatarlas.
Otro de los proyectos que fracasaron fue el implementado por Blanca Alcalá al comprar los inmuebles para crear los mercados La Merced y Ferrocarril, diseñó  las llamadas “sendas” e hizo el estacionamiento subterráneo frente al mercado Venustiano Carranza con inversión privada.
El proyecto tampoco logró su objetivo porque las “sendas” se quedaron en el ámbito turístico, los mercados están abandonados y nuevamente los dueños de las casonas no invirtieron ni un peso para rehabilitar sus inmuebles.
En el 2009 un grupo de investigadores de la BUAP propuso crear cuatro estacionamientos subterráneos, un barrio universitarios y aumentar el número de sendas para repoblar el Centro Histórico pero tampoco próspero la idea.
Tony Gali debe retomar esas experiencias para que entender la complejidad del proyecto de repoblar el primer cuadro de la ciudad porque cada casa tiene un dueño y las ofrecen a costos muy altos pese a que están en pésimas condiciones o abandonadas, el INAH es muy estricto en la intervención de las mismas, el dinero público es para proyectos turísticos y no para rescatar inmuebles particulares, no hay espacios para cocheras, hay menos lugares para estacionarse sin costo, hay escasez de agua, las tuberías son viejas, el transporte público satura las vialidades, los ambulantes siguen en las calles y así podríamos seguir muchas líneas más.
Por esas y otras razones han fracasado todos los proyectos de repoblación del CH.
Tony Gali tiene un enorme reto enfrente pero está claro que tiene la capacidad para crear propuestas novedosas y exitosas.