Contrastes

Congelan cuentas en Coronango

En esta semana se dio a conocer en esta columna que el aún alcalde de Coronango, Efraín Titla Galicía, había reaparecido para interponer un amparo contra una orden de aprehensión.
El silencio de Efraín Titla sigue y su paradero es todo un misterio. Este reportero hoy aportará una pista menor –y es mejor ante todo el escándalo que viene– sobre uno de los motivos de la desaparición repentina del edil.
Resulta que el Juzgado Segundo de lo Civil del estado de Puebla ordenó congelar cinco cuentas bancarias del ayuntamiento de Coronango.
Esa orden está vigente desde los primeros días de diciembre de 2013 y eso explica el porqué no había dinero para pagar los salarios y prestaciones de los trabajadores administrativos y de los policías del lugar.
Pero eso no es todo.
De acuerdo a la investigación del caso –que hoy se presenta completa en el portal de noticias www.contrastesdepuebla.com–, existe una orden de embargo sobre los bienes de Coronango por deudas con diversos proveedores.
El tema es grave.
Cuando este fin de semana Mely Macoto rinda protesta como presidenta municipal de Coronango encontrará un total desorden administrativo.
Sin duda que los primeros días para Mely Macoto serán complicados por la falta de recursos, las deudas pendientes, las demandas en marcha y ahora se agregarán las cinco cuentas congeladas y la orden de embargo.
¿Qué más encontrará Mely Macoto?
Es cuestión de horas y días para que la alcaldesa electa descubra el cochinero. Mientras eso ocurre anote de una vez el nombre de Efraín Titla a la lista de los alcaldes salientes que vivirán una auténtica pesadilla; esa lista que está encabezada por Eduardo Rivera Pérez y en la que sigue Dolores Parra.
Por eso quizá Efraín Titla decidió huir antes de vivir el calvario por el que ya anda Eduardo Rivera.
Qué lejos quedaron los tiempos en que Efraín Titla, Eduardo Rivera y Dolores Parra sentían que el poder sería eterno.
En dónde quedaron las muestras de arrogancia de los tres aún alcaldes, en qué parte perdieron el piso y cada uno hizo sus propios enemigos, sólo que algunos son más poderosos qué otros. Eduardo Rivera prácticamente está derrotado, Mely Macoto ya tiene la guillotina lista para Efraín Titla y José Juan Espinosa ya se frota las manos para aplastar a Dolores Parra.
El tiempo se agotó para Rivera, Parra y Titla.
Serán los nuevos García Ramírez, Arango y Lazcano.
Al tiempo.