Rumbo Político

¿La volatilidad no es riesgo?

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, aseguró que la volatilidad del peso frente al dólar estadunidense no es riesgo, ya que nuestro país está bien preparado para que no exista una devaluación severa y por ende, caigamos en una severa crisis financiera que acompañaría a la social, que sigue en ebullición.

El funcionario explicó que el peso mexicano se estabilizará frente al billete verde, por lo que la situación de volatilidad no es riesgosa, al contrario, es manejable en los mercados financieros, de hecho la moneda mexicana saldrá fortalecida, derivada de la aprobación de las reformas estructurales y con motivo de que la economía norteamericana mejorará considerablemente.

Por supuesto que la volatilidad es un riesgo para el peso frente al dólar, no es un proceso de apreciación aún estando integrados económicamente a los hijos del Tío Sam, como lo expresa Agustín Carstens Carstens; sabemos que las reservas internacionales que se tienen en Banco de México superan los 180mil millones de dólares y son históricas; que no se tiene deuda externa riesgosa ya que las líneas de crédito contratadas son flexibles para ajustar las políticas económicas. El riesgo es latente.

A dos meses y medio para que se acabe este complicado 2014, aún se pronostica un crecimiento del 2.8 porciento, por parte de Banxico; mientras que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público proyectó una décima menos; es decir los cálculos fueron similares. Esperemos que realmente la situación mejore, la ciudadanía necesita de medio circulante para recobrar la confianza en al gobierno y no se descomponga aún más el escenario a nivel nacional.

Por otra parte, la situación social en el estado de Guerrero se complica a raíz de la desaparición "misteriosa" de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, en Iguala, que fueron levantados por la policía municipal, presuntamente por órdenes del crimen organizado y que nadie sabe hacia dónde los llevaron.

La semana pasada miles de ciudadanos de 15 entidades de la república mexicanay los padres de familia de los jóvenes secuestrados, protestaron enérgica y públicamente exigiendo que los presenten con vida, sin los resultados positivos deseados.

Esta barbarie cometida en agravio de 43 jóvenes deja una honda huella en las páginas negras de la historia de nuestro país, que de nueva cuenta, lacera la paz social y nos retorna a una vorágine de de pánico, de desconfianza, de decepción e indignación hacia la autoridad municipal y estatal de la entidad guerrerense. Esperemos que haya justicia.