Rumbo Político

¿Quién para la violencia en Michoacán?

Por lo visto, a nadie le "aprieta el zapato". Desde hace13 años las administraciones estatales que han sido de alternancia por el PRI y PRD, y la federal desde el entonces presidente Vicente Fox, han permitido que el crimen organizado se haya apoderado de una buena parte del territorio michoacano que sigue generando violencia, muertes por doquier y ya la inestabilidad e ingobernabilidad que tiene fastidiada a toda la sociedad de esa entidad.

La inicial estrategia de combate fallida (desde 2001) hacia las organizaciones del narcotráfico como el Cártel del Golfo y el de Sinaloa y últimamente a los grupos llamados La Familia y Los Templarios, han aterrorizado a la población, por la forma tan radical de operar. La misma agencia antidrogas de los Estados Unidos, compara el accionar de ambos grupos con los más fundamentalistas de Medio Oriente que lo hacen basados en un patrón religioso, que complica su combate por el interés espiritual, aunado a la manipulación por parte de los jefes de estos grupos delictivos.

Mientras tanto, los 32 grupos ciudadanos de autodefensa levantados desde 2011, tienen en sus filas a policías comunitarias indígenas y guardias forestales; mantienen sus enfrentamientos a tiros ante los dos grupos de narcotraficantes,(La Familia y Los Templarios) sin que cese la violencia en Michoacán.

Así, ya son 20, entre poblaciones y municipios, en los que los ciudadanos han conformado sus grupos de autodefensa, por la falta de certidumbre de los gobiernos estatal y federal que no garantizan la paz social y por ende los grupos armados se siguen consolidando.

Debido a estos13 años de lucha continua en dicha entidad, los pobladores decidieron agruparse y levantarse en armas para defender su territorio de los grupos del crimen organizado.

La lucha intestina sigue su curso, pese a que en el sexenio del presidente Felipe Calderón, se llevó un operativo para tratar de acabar con esas organizaciones criminales, han desfilado por Michoacán más de 10 mil elementos federales, sin resultados positivos.

Lamentablemente, las estrategias que han operado los gobiernos estatal y federal, respectivamente, han fallado, no son las adecuadas. Inclusive los reclamos por parte de los alcaldes y de la clase empresarial, solicitando apoyo no se han hecho esperar.

El problema es que nuestro país, ya cuenta con varias entidades que tienen severos problemas con el crimen organizado arraigado, que desafortunadamente ya sentó sus reales ante la mirada atónita e impávida de las autoridades. Se debe repensar un programa de salvación. No solamente de Michoacán, sino de todo nuestro vapuleado México.