Rumbo Político

¡Ni uno más!

Sin lugar a dudas, los tres niveles de regímenes de nuestro vapuleado país, son los responsables de garantizar la paz social, la seguridad, el crecimiento y desarrollo económico y otras bondades para los más de 120 millones de ciudadanos, que cada día son más incrédulos y desconfiados ante la lamentable ola de violencia e inseguridad que vivimos cotidianamente los mexicanos. Desafortunadamente no existen garantías para nadie.

El gremio de reporteros, redactores, comentaristas, conductores de radio, televisión e internet, columnistas, articulistas, camarógrafos, fotógrafos, que somos miles en toda la nación, es sujeto de intimidaciones, amenazas y decesos por parte del crimen organizado.

Es increíble que la Libertad de Expresión esté siendo vulnerada, siga mermada, las agresiones contra los trabajadores de los distintos medios masivos de comunicación van a la alza. La práctica del periodismo en México, es una de las más peligrosas del mundo, y, conste que no estamos en guerra, como en Irak o cualquier otro país de Medio Oriente, en el que han sido abatidos decenas de periodistas, pero en menor cantidad que en nuestra república. ¡Es el colmo!

El último asesinato ocurrió en Veracruz, hace poco más de un mes, en contra del reportero jarocho Gregorio Jiménez de la Cruz. Las administraciones públicas en turno deben crear una estrategia para que la integridad física de cientos de periodistas de los distintos medios masivos de comunicación esté garantizada, al igual que la de cualquier ciudadano de nuestro vulnerado país.

El riesgo latente es cotidiano por el simple hecho de que el reportero tiene que cubrir sus respectivas órdenes de trabajo (léase sector policiaco, político, etc.), para el medio que representa, con la finalidad de mantener informado oportunamente a sus lectores, televidentes o seguidores.

No es concebible que entre el año 2000 a este segundo mes del 2014, hayan muerto 87 trabajadores de distintos medios en toda la república mexicana y veinte más se encuentren en calidad de desaparecidos.

El domingo pasado, cientos de reporteros se unieron para marchar y protestar en el Distrito Federal y en 11 estados de la república más, exigiendo que los tres niveles de gobierno hagan su respectivo trabajo y pongan alto a un sinfín de acosos, intimidaciones, agresiones y muertes en contra de periodistas. Esperemos que cumplan su labor, garantizando de nueva cuenta la paz social para todos los mexicanos, que el crimen organizado en todas sus modalidades nos ha robado. Esperemos que no haya ¡Ni uno más!

Vaya un abrazo de felicitación al diputado local, David Parra y a su bella hija Camila Parra Salgado, con motivo de sus respectivos cumpleaños. ¡Enhorabuena!