Rumbo Político

Un mes y... nada

Lamentablemente a un mes de la desaparición forzada de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en Iguala Guerrero, por parte de las policías estatal y municipal de ésta lastimada entidad federativa, así como de elementos de la Procuraduría General de la República, no existe rastro alguno de dichos jóvenes.

Este abominable acto catalogado por muchos países como barbarie, nos ha colocado en el ojo del huracán, nos comparan con naciones de África que no salen del subdesarrollo económico, político, social y cultural, por las ambiciones desmedidas y abusos de poder por parte de sus gobernantes, sin dejar de lado las violaciones a los derechos humanos.

No es concebible, que estemos retrocediendo, la violencia cada día se apodera de las calles de varios estados de la república, el crimen organizado trabaja a sus anchas, mientras que las autoridades tratan de combatirlo, sin los resultados esperados. Efectivamente falta mucho camino por recorrer, pero no hay indicios que mejoremos satisfactoriamente.

Por lo pronto, el jueves pasado, el aferrado gobernador perredista Ángel Aguirre Rivero, solicitó licencia para separarse del cargo para no seguir entorpeciendo aún más las averiguaciones y la caótica situación que prevalece en dicha entidad que se incendia cada día.

Mientras tanto, el Congreso de Guerrero, en sesión extraordinaria del pasado domingo, con 39 votos a favor y seis en contra de los legisladores locales, nombró a Salvador Rogelio Ortega Martínez gobernador sustituto, quien de inmediato expresó que la "prioridad es hallar a los 43 normalistas" y pidió a los que los tienen, se sensibilicen y los regresen con vida; además de pedir el auxilio de las autoridades federales.

El nuevo jefe del Ejecutivo estatal de Guerrero, Salvador Ortega, es militante perredista, licenciado en Sociología de la Universidad Autónoma de Guerrero, institución en la que ha intentado en dos ocasiones obtener la rectoría sin alcanzar dicho cometido; es doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid (España).

Por otra parte, tampoco hay rastros del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca y de su esposa, quienes emprendieron la "graciosa" huida; la pareja es investigada por la Procuraduría General de la República por operaciones con recursos económicos de procedencia ilícita, se dice que poseen 60 propiedades y dos empresas dedicadas a los bienes raíces que de acuerdo a las investigaciones son utilizadas comúnmente para justificar el movimiento de jugosas sumas de dinero. Abarca Velázquez ya cuenta con órdenes de aprehensión en su contra y un juez liberó otra orden más por su probable responsabilidad en el delito de homicidio calificado en agravio de seis personas.