Rumbo Político

La esperanza se desvanece

Ante la falta de resultados económicos y de otra índole del gobierno del presidente Enrique Peña, la ciudadanía sigue decepcionada pues no hay creación de suficientes empleos y los pocos que se abren son de salarios bajos y la reforma financiera aprobada para este complicado 2014 no es la apropiada.

El secretario de Hacienda Luis Videgaray declaró que no pensaban aplicar IVA a alimentos y medicinas porque sería golpear a los que menos tienen ¿Aún más?

Efectivamente, sería un error garrafal hacerlo, porque esta administración no ha demostrado eficiencia en materia económica, los asesores cometen pifia tras pifia. Les falta mayor idea en los programas y dedicación a las acciones emprendidas desde diciembre de 2012.

Como lo hemos publicado en este mismo espacio, el Jefe del Ejecutivo arriesgó, con el Pacto por México entre el PRI-PAN-PRD, las Reformas Estructurales (Educativa, Laboral, Energética, Telecomunicaciones y Electoral) que fueron aprobadas en el Congreso de la Unión; lo complejo de éstas son las leyes secundarias que aún falta por concluir y negociarlas entre los grupos parlamentarios y será en las siguientes semanas. Respecto a la Energética, los resultados positivos se verán hasta dentro de diez años o más.

Urge crear estrategias de crecimiento por parte de los financieros gubernamentales y asesorarse por gente capaz. Videragay habló de un Financiamiento para las MIPYMES, por 3 mil 300 millones de pesos para el Sistema de Nacional de Garantías, con ello habrá una derrama crediticia de hasta 90 mil millones de pesos a favor de 100 mil MIPYMES. Ojalá así sea.

La Secretaría de Hacienda, en su Informe de las Finanzas Públicas, manifiesta que el gasto se ha ejercido con agilidad y, sobre todo, en apoyo de actividades productivas. Explica que el gasto neto presupuestario durante el periodo enero-abril de 2014 ascendió a un billón 363.8 mil millones de pesos, monto superior en 11.6% al año anterior. Lamentablemente la ciudadanía no percibe lo mismo en sus bolsillos.

La realidad es otra, tenemos 42 años de crisis, siete gobiernos federales han pasado (cinco del PRI y dos del PAN) llenos de fracasos, de incumplimiento de proyectos, de severas y continuas devaluaciones del peso, de quiebras sexenales, de empobrecimiento masivo de mexicanos, por falta de oportunidades y de verdaderos Programas Nacionales de Desarrollo, el poder adquisitivo es nulo, no hay crecimiento económico. Especialistas financieros hablan de recesión, la actual administración lo niega rotundamente.

Esperemos que esta administración se aplique en todas las asignaturas pendientes, por el bienestar de los más de 120 millones de mexicanos, porque la esperanza se desvanece.