Rumbo Político

La escasez de oportunidades

Desafortunadamente, la situación económica en nuestro traqueteado país seguirá en los subsiguientes años, derivado de la falta de apertura de más de un millón de empleos anuales formales, que en los últimos treinta años no han podido cumplir las administraciones en turno, aunado a su falta de pericia y voluntad para gobernar.

Pese a la aprobación de la Reforma Laboral que envió el presidente de la república, Enrique Peña Nieto, al Congreso de la Unión el año pasado, solamente se crearon 463 mil empleos, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El pobre crecimiento de 1.3 por ciento del año anterior, fue determinante para que no se pudiesen cumplir las expectativas de la creación de un millón de empleos. Es indispensable una economía sólida y dinámica para que las empresas generen trabajos formales y con buenos salarios, ya que lamentablemente los sueldos en distintos niveles (a nivel nacional) se han abaratado considerablemente. Los empleos creados el año pasado, son 34 por ciento inferiores al reportado en el mismo periodo de 2012, cuando se registraron casi 712 mil empleos.

Por otra parte, los secretarios de Hacienda y Economía, Luis Videgaray e Idelfonso Guajardo, respectivamente, así como el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, aseguraron que se mantendrá la atracción de los inversionistas, por lo que la expectativa de crecimiento oscilará entre 3.5 y 4 por ciento para este año.

Expusieron que los factores de la inseguridad no son un tema que mueva el desarrollo interno (¿?) y que existe certidumbre en el cumplimiento de los contratos en la seguridad pública y la protección de los derechos de propiedad, porque el país ha mantenido un marco económico sólido.

Sin lugar a dudas, es agradable escuchar comentarios positivos de estos tres personajes de la política económica de México, aunque la realidad es otra, ya que estamos muy lejos de alcanzar las metas establecidas desde hace más de 40 años hasta nuestros días, derivado de programas financieros equivocados.

La falta de oportunidades para millones de mexicanos se han acentuado; las devaluaciones transexenales de nuestro peso frente al dólar y otras monedas, fueron determinantes; además de la caída del poder adquisitivo, que ya no es el mismo; sin olvidar la quita de tres ceros al peso mexicano en el régimen de Carlos Salinas de Gortari y más, muchos más errores que se cometieron siempre en agravio y detrimento de los mexicanos, que (hasta hoy), ya no sentimos lo duro sino lo tupido.