Rumbo Político

La caída del “oro negro”

Al parecer, hasta hoy, no hay quien puede detener la estrepitosa caída del llamado "oro negro" que ya llegó a 39 pesos la cotización de la mezcla mexicana, que hace aún más complicado el accionar de la economía mexicana, que tiene pronósticos del 3.5% para crecer este complicado 2015.

Es preciso citar que el saldo del Fondo de Estabilidad de los Ingresos Petroleros (FEIP), ascendió a 50 mil 518 millones de pesos a septiembre de 2014; es decir un 78 por ciento más que en el mismo periodo de un año anterior, según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Si bien es cierto que los especialistas financieros han expresado recientemente que el panorama internacional está complicado, "con tiempos sin precedentes en la historia monetaria moderna y financiera del orbe", se deben extremar precauciones para evitar una recesión que vulnere a las economías tanto de naciones desarrolladas como las llamadas del tercer mundo.

En lo que respecta a nuestro frágil México, vulnerado en las últimas cuatro décadas por factores internos, entre los que destacan la falta de pericia y oficio político de las administraciones que han pasado con más pena que gloria por el tan ansiado poder en los tres niveles de gobierno, dando al traste con el crecimiento económico, la paz social, sin dejar a la terrible corrupción, que permea por todos lados y que forma parte de nuestra cultura.

No es concebible que se sigan albergando esperanzas, principalmente en los ingresos del petróleo, que ha causado una severa dependencia financiera. Es bien sabido por todos los mexicanos que las 11 reformas estructurales, aprobadas recientemente, tardarán varios años en obtener los resultados esperados, a pesar que en la llamada Ronda Uno, (que es el proceso de licitaciones de yacimientos petroleros), ya se espera una afectación anticipada.

Se tiene pensado realizar ajustes a una de las licitaciones de la Ronda Uno derivado por la volatilidad del precio del petróleo, pues los expertos han comentado que la maduración de los proyectos de energía son a largo plazo, simplemente porque se ha caído la demanda del "oro negro" a nivel mundial.

Por lo pronto, Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, no descarta la probabilidad que el Banco Central de Estados Unidos, incremente las tasas de interés durante el segundo semestre del año, lo que podría ocasionar que el tipo de cambio del peso mexicano se deprecie aún más y genere una espiral inflacionaria que provocaría no cumplir el pronóstico de crecer al ritmo del 3.5 por ciento anual y sus consabidos daños colaterales.