Rumbo Político

No apoyan al Presidente

Sin duda, 2015 será un año aún más complicado para los tres niveles de gobierno en México, debido a que no han podido acertar a dar soluciones viables, expeditas y efectivas a los problemas en varios estados, aunque dos siguen incendiados: Guerrero y Michoacán, por la inestabilidad que genera el crimen organizado y del descontento de millones de mexicanos de todos los estratos sociales.

Habrá elecciones en 17 estados de la república de los que cuales en nueve estarán en juego las gubernaturas; estos son Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora. Mientras que en el Chiapas, Distrito Federal, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Tabasco y Yucatán, se renovarán 903 presidencias municipales y se elegirán 903 diputados locales.

También se renovará la Cámara de Diputados federal, que está integrada por 300 legisladores de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, denominados plurinominales.

Serán elecciones atípicas, complicadas, por el descontento que impera en todo el país; existe hartazgo ciudadano porque los tres niveles de gobierno de los distintos partidos, que administran sus respectivas entidades y municipios, no han podido cumplirle a su gente.

Hay gran irritación por la falta de respuesta y de oportunidades que también el gobierno federal no ha realizado; digan lo que digan, no se han cubierto las expectativas prometidas, no se crean las suficientes fuentes de trabajo, tampoco hay dinero circulando para sortear dificultades; el escenario se complica cada día más por la inseguridad que crece y se vive cotidianamente.

El porcentaje de votación será muy bajo el 7 de junio; ya veremos de qué están hechos todos los partidos políticos para enfrentar y convencer a los ciudadanos para que sufraguen por su Instituto político. El PRI, PAN y PRD, (las tres principales fuerzas), tendrán problemas para retener los estados que gobiernan; a su vez, el tricolor, se enfrentará a perder la mayoría que ostenta en la Cámara de Diputados federal, que le complicará el escenario al presidente Peña Nieto, porque su margen de maniobra se verá reducido.

Al primer mandatario su gabinete legal y ampliado lo han dejado solo, no lo han entendido, ni defendido, ni asesorado bien; les falta oficio político, experiencia; los problemas se le han disparado, algunos que no tenían contemplados como la "volatilidad" del peso frente al dólar y la estrepitosa caída del precio del petróleo. México se convulsiona, ojalá que enmienden la plana. Por lo pronto, -apreciable lector- le deseo una feliz y suculenta cena de Nochebuena en compañía de sus seres queridos.