Rumbo Político

El alborotador de AMLO


Fiel a sus costumbres, el sempiterno inconforme y aspirante a la presidencia de la república, de los llamados grupos de izquierda de nuestro país, Andrés Manuel López Obrador, azuzó una vez más el domingo pasado a sus simpatizantes, (lamentablemente cuenta con ellos), con efectuar un cerco en las instalaciones del Senado de la República, en cuanto inicien los trabajos de la discusión de la Reforma Energética por parte de los legisladores.

Por supuesto que el tabasqueño negó ser un alborotador, ¡no qué va!, pero confirmó su asistencia a este movimiento, porque -dijo- que no va a permitir (¿?), que el Gobierno Federal privatice el petróleo. no podrá asistir porque se puso mal de salud, pero el movimiento sigue.

López Obrador en su trillado discurso, aseguró que se debe hacer una limpia para evitar que las cúpulas del poder continúen con sus negocios en Pemex, ya que, de hacerla, se obtendrían miles de millones de pesos para beneficiar a la paraestatal sin necesidad de privatizarla; aunque no expuso de qué forma se ahorrarían dichos dineros.

Si tanto alardea AMLO de los intereses mezquinos que rodean a Petróleos Mexicanos, que sin duda existen, ¿por qué no presentó un proyecto con la problemática actual, soluciones y beneficios para la nación?

Según López Obrador y su equipo de trabajo, saben cuál es la respuesta efectiva para que Pemex no se venda a empresas nacionales y extranjeras, para que de esta forma siga perteneciendo al Estado mexicano. Tampoco ha demostrado la forma de cómo se ahorrarían los miles de millones de los contratos existentes a particulares. Son pura llamarada de petate.

Por lo pronto, los grupos parlamentarios de la izquierda mexicana en las Cámara de Diputados y de Senadores, (léase PRD, PT y ex Convergencia), siguen inconformes por el desarrollo de las Reformas presentadas por el presidente Enrique Peña Nieto, nada les gusta y de todo se enojan. Como dice el viejo refrán: "ven la paja en el ojo ajeno, pero la viga en el propio no".

En más de lo mismo, piensan como Carlos Marx y quieren vivir como Carlos Slim. Y para muestra un botón: resulta que el diario Excélsior descubrió que Nadia Vega Palacios, secretaria particular del senador Miguel Barbosa y consejera del Estado de México, demostró lo "influyente que es", debido a que tiene trabajando desde hace más de un año a los hermanos Rodríguez Bravo, José Luis, (su esposo y a sus cuñados Kenia Juanita y Sergio, respectivamente), en el Instituto Belisario Domínguez; ¡qué tal eh! Por supuesto que también tiene chambeando a sus hermanos Ana Elisa y Javier Obed Vega Palacios. Todos ellos con sueldos superiores a los 50 mil pesos. ¡Qué chulada! Y, pese al descarado nepotismo, se quejan, ¡cuánto cinismo!