Rumbo Político

¿Quiebras por doquier?

Debido a la aprobación de la Reforma Financiera, las quiebras de las empresas acelerará los tiempos, debido a que empresarios, inversionistas, acreedores y trabajadores, podrán encontrar la mejor solución a sus problemas, -según- expresó Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

La reforma acotó los tiempos para que los concursos mercantiles, no se excedan en sus periodos como aconteció con el problema de Mexicana de Aviación, que apenas la semana pasada, las autoridades hacendarias la declararon en quiebra.

La situación de Mexicana de Aviación es un asunto de intereses importantes, ya que otras líneas aéreas quieren quedarse con los cientos de rutas de la extinta aerolínea, tanto a nivel nacional como internacional.

El funcionario federal dijo que "otra cosa adicional que se hizo en la ley de concursos mercantiles es que problemas que se suscitaron en antaño con una deuda de intercompañías, donde se utilizaba esta deuda para controlar la posición de voto dentro de un concurso mercantil, esto ya no se podrá hacer, por lo que facilitará y agilizará los procesos".

Fernando Aportela reiteró que el crecimiento económico de nuestro país, para este 2014, sigue siendo de 3.9%, pese a que los pronósticos estimados por Banxico no son en dicho sentido. Añadió que hasta la fecha no cuentan con datos sólidos que contrapunteen el desarrollo estimado por la Secretaría de Hacienda en lo que resta del año.

Respecto a la Reforma Hacendaria, supuestamente, el reto es hacerla eficaz, pues se deberán emitir 98 circulares para que estemos bien enterados. El resultado deberá palparse a corto plazo, en los bolsillos de los ciudadanos. Asimismo, deberá contribuir al financiamiento de Pymes y al crecimiento del crédito para familias y empresas.

La percepción y realidad de la situación económica por la que atraviesa el país es otra, porque los créditos otorgados por la banca son elevados y escasos; jóvenes y profesionistas (de todas las edades), se quejan de la falta de empleos; a las madres de familia ya no les alcanza el gasto diario para los productos de la canasta básica.

Lamentablemente, seguimos estancados por la escasez de proyectos en los tres niveles de gobierno; falta de imaginación y de visión. No hay cohesión de fuerzas, unidad. Los problemas cotidianos suenan trillados pero son reales: los robos a mano armada a transeúntes, a casas-habitación, secuestros, el narcotráfico un dolor de cabeza permanente; la imparable violencia del crimen organizado y un sinfín de etcéteras, sin olvidar el desánimo de todos los estratos sociales que ya no sienten lo duro sino lo tupido.