Rumbo Político

Permeará el abstencionismo

Se alistan todos los partidos políticos para enviar a sus mejores hombres y mujeres a los comicios que se llevarán a cabo en 17 entidades federativas, en donde se renovarán alcaldías, las cámaras de diputados federal y local y ocho gubernaturas, en donde la equidad de género será relevante, ya que 50 por ciento de los cargos, deberán ser ocupados por mujeres de todas las corrientes ideológicas.

Sabemos que fue una iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, para que esto ocurriera, aunque de antemano se sabe que ni el mismo PRI tiene preparados los suficientes cuadros y mujeres para dar la batalla en las urnas, en donde habrá severos problemas, derivado de los yerros cometidos por los tres niveles de gobierno en nuestra dañada república en los últimos años.

El descontento es generalizado, la irritación mayúscula por la falta de garantías, programas, de oportunidades, de desarrollo, acompañados de un sinfín de etcéteras.

Sin lugar a dudas, el abstencionismo permeará en los comicios que se celebrarán el próximo 7 de junio en las distintas las entidades, ya que se espera una votación de entre 36 y 40 por ciento como máximo del padrón electoral que, sin lugar a dudas, será una lección del hartazgo que existe hoy en día en nuestro país por los gobiernos ineficaces.

Lo hemos repetido hasta el cansancio: los ciudadanos cobran inmediatamente a sus gobernantes las pifias, desatenciones y los cientos de actos de corrupción que no dejan de cesar en nuestro país, que van desde los gobiernos locales, pasando por los estatales y el federal, acompañados de los de la iniciativa privada; es un mal hábito desmedido, desleal de parte de los actores políticos y de empresarios que a sus anchas hacen mal uso de la hacienda pública y han dado al traste con la confianza de los habitantes de los distintos estratos sociales.

Es el momento adecuado para que los regímenes en turno trabajen arduamente en beneficio de sus gobernados, debemos acabar de tajo con los malas administraciones, con los políticos corruptos, exigirles que sus deberes y obligaciones están con los ciudadanos, que la filiación política, credo o preferencia no importan.

Su obligación y compromiso es con el pueblo, deben dar resultados inmediatos. Desafortunadamente, el país se encuentra en una crítica situación política y social, la incredulidad, la desconfianza y falta de optimismo es el diálogo de los más de 120 millones de habitantes todos los días.

Es la hora de reflexionar, requerimos de políticos y empresarios honestos que sirvan tanto al pueblo como a sus empleados y no se sirvan de ellos.