Rumbo Político

El PAN y Madero a pique

Debido al pésimo liderazgo de los últimos cinco años, ejercido por Gustavo Madero, el Partido Acción Nacional (PAN), tendrá solo 109 diputados en la próxima Legislatura Federal, el menor número desde hace 15 años (2000) cuando obtuvo 207 diputados.

La terquedad y el distanciamiento que tuvo con el ex presidente Felipe Calderón y el no dejar pasar a Margarita Zavala como diputada plurinomimal, dejan claro que ha llegado la hora hacerse a un lado para dejar pasar a quien tenga ganas de sacar a flote a su instituto, aunque no hay alguien de grueso calibre para enfrentar los severos problemas existentes.

Claro está que Madero no es el único responsable de la debacle blanquiazul, son también los demás dirigentes, sus senadores, diputados y el mismo Felipe Calderón, quien lo dejó actuar a sus anchas desde diciembre de 2010 que fue electo por 129 de 360 votos de los consejeros.

La ambición desmedida (como la de muchos dirigentes y líderes), fue determinante para cometer error tras error, que llevaron al caos al partido más antiguo pues en esta pasada elección, perdió un millón 344 mil 267 votos y 33 legisladores federales; seis Congresos locales; tampoco recuperó San Luis Potosí y Sonora, estados que tenían desde 1997, en aquellas sorpresivas elecciones en donde el PRI no sintió lo duro sino lo tupido, pues perdieron una buena parte de estados, municipios, mayoría en la Cámara y casi todo el Distrito Federal en el que el PRD sentó sus reales, hasta el pasado 7 de junio en donde se apareció Morena, de Andrés Manuel López Obrador.

Así pues, el gran perdedor de los comicios del PAN tiene nombre y apellido: Gustavo Enrique Madero, quien será diputado federal. Ahora piensa dejar a su pupilo, el diputado electo Ricardo Anaya, quien tampoco goza de liderazgo y quien ya amenazó que con el PRI no habrá ningún tipo de alianza, pero que estará atento a otras fuerzas políticas.

Por lo pronto, ya se caldearon los ánimos en el blanquiazul pues el senador Corral ya protestó por la conformación de la Comisión Nacional Organizadora del PAN, la cual establecerá los lineamientos para la elección de su nuevo dirigente, ya que cinco de los siete personas que la conforman son afines a Gustavo Madero.

Es la hora indicada, para que los panistas digan esta boca es mía, pues han dejado que lancen a cualquier militante de candidato aunque no cubran los requisitos que marcan las constituciones, para poder representar a su partido dignamente.

Ya dejemos de lamentarnos y asumamos nuestra responsabilidad cada mexicano. Bien lo dijo el tuxpeño Jesús Reyes Heroles, lo peor que le puede pasar a México es que se convierta en un país de cínicos y lamentablemente ya lo somos.