Rumbo Político

México, de ciencia ficción

Nuestro país pese a los buenos augurios y positivas declaraciones de quienes nos gobiernan, lamentablemente, sigue sumido en una severa crisis que tiene varias aristas y, sin que realmente, hasta hoy, pueda haber soluciones inmediatas a éstas.

Un caso concreto lo es Michoacán, un estado que tiene doce años en manos del crimen organizado en varias de sus modalidades, principalmente el narcotráfico, los secuestros a familias de ejidatarios y agricultores, aunado al pánico de los ciudadanos de a pie. Lamentablemente las estrategias de las administraciones anteriores en turno (en sus tres niveles), no pudieron descifrar las acciones emprendidas de dichos sujetos.

La Toma de Apatzingán por parte de los llamados grupos de autodefensa, en coordinación con el Ejército mexicano y la Policía Federal, frente a los Caballeros Templarios, es significativa porque detuvieron a varias personas que formaban parte del crimen organizado.

El problema es latente, no solamente en es Michoacán, sino en varias a entidades federativas, pues el crimen organizado sigue reproduciendo como hormigas, sin que la autoridad correspondiente, los pueda frenar.

Por otra parte, la empresa Moddy´shace unos días, aumentó la calificación a México debido a que el presidente Enrique Peña presentó distintas reformas estructurales que ya fueron aprobadas por el Congreso de la Unión. La transnacional elevó la evaluación de Baa1 a A3, por lo que los expertos en finanzas pidieron cautela y afirmaron que ha sido prematura, porque el verdadero impacto de las reformas vendrá cuando se realicen las leyes secundarias, en los sectores estratégicos como el energético y de telecomunicaciones y comiencen a llegar las inversiones extranjeras a territorio mexicano. No olvidemos, que los beneficios serán a mediano y largo plazo, debido a que en la economía nacional, los problemas de inseguridad y violencia persisten, aunado a la falta de la creación de más de un millón de empleos anuales bien remunerados.

En más de finanzas, Mariana García, secretaria de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación en la Cámara de Diputados, propuso modificar la Ley de Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros con la finalidad de limitar el excesivo cobro de intereses que llevan a cabo las instituciones bancarias.

Recordemos que dicha práctica es cotidiana y abusiva por parte de los bancos, que alcanza hasta el 100 por ciento de intereses anuales. Esperemos que realmente los regulen, por la tranquilidad de cientos de miles de usurarios del llamado dinero de plástico.