Rumbo Político

Medidas dolorosas pero necesarias

En las décadas de los ochentas y noventas, épocas continuas de devaluaciones de la moneda mexicana frente al dólar, de quiebras sexenales, de escaso crecimiento económico, cierre de empresas, recortes presupuestales del gobierno federal, falta de oportunidades para millones de mexicanos en todo, fue el ir venir de los mexicanos y del Poder l Ejecutivo que anunciaba a los cuatro vientos que "nos teníamos que ajustar el cinturón" porque las turbulencias financieras en los Estados Unidos afectaban a nuestra economía.

Y, ¡Tómala! Explicaban que el recorte al presupuesto federal eran medidas dolorosas pero necesarias, por lo que se firmaban pactos con todos los sectores, (sobre todo en el sexenio de Miguel de la Madrid) en el que la deuda mexicana se disparó a más de 150 mil millones de dólares, los intereses bancarios alcanzaron 150 por ciento mensualmente, el peso se devaluó en un dos mil por ciento y hubo un decrecimiento del cinco por ciento anual; en octubre de 1987, quebraron la Bolsa Mexicana de Valores y otras linduras más acontecieron en ese periodo (1982-1988), los incrementos a las gasolinas, y, por lo mismo, las esperanzas de vivir holgadamente se han ido diluyendo para todos los mexicanos.

Lamentablemente, así han transcurrido largos 44 años en los que hemos padecido severas convulsiones económicas, financieras, políticas, sociales, de seguridad y un sinfín de etcéteras, debido a la falta de vocación de servicio de los presidentes en turno, -desde- Luis Echeverría, pasando por José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, incluyendo a los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.

Estas nueve administraciones no tuvieron la certeza para llevar a cabo los todos los programas nacionales y no cubrieron las expectativas sociales ya que tomaron decisiones precipitadas, siempre en perjuicio de los habitantes de los distintos estratos sociales.

Hoy en día, no es la excepción, la falta de pericia del gobierno de Enrique Peña Nieto y su "brillante equipo", anunció en días pasados un recorte al presupuesto federal por 128 mil millones de pesos, por la estrepitosa caída del petróleo del que hemos dependido económicamente.

El presidente Peña Nieto, debe pensar en hacer ajustes inmediatos -dolorosos pero necesarios- con miembros de su gabinete que no han "dado el ancho" y han decepcionado en estos poco más de dos años de de su gestión que ha tenido severos problemas y permanentes. Dicen que es de sabios cambiar de opinión; ojalá realice los cambios correspondientes ya que está en juego el bienestar de 120 millones de mexicanos.