Rumbo Político

Magnífica labor

A casi seis mil alumnos asciende la matrícula de la Escuela de Artes y Oficios de Naucalpan, perteneciente a Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno del Estado de México, en los que la directora del plantel Vanessa Boza Atristáin ha podido incrementar debido a que en 2011 se contaba con un poco más de dos mil setecientos estudiantes.

Precisamente a fines de 2011 cuando la titular Vanessa Boza, fue trasladada de la EDAYO de Nicolás Romero a la de Naucalpan por su destacada y eficiente labor desarrollada.

Boza Atristáin reside en Naucalpan desde hace dos décadas, la cual recorre diariamente, buscando en colonias y comunidades prospectos a alumnos para seguir incrementando la matricular escolar, con resultados positivos.

Es licenciada en Administración de Empresas de la Universidad del Valle de México (UVM) y ha logrado una estrecha vinculación con el cuerpo edilicio naucalpense y empresarios de la localidad y ha crecido profesional y socialmente por su determinación y entrega absoluta a sus labores.

La principal función de la Escuela de Artes y Oficios es capacitar a la población naucalpense, sobre todo de las zonas aleñadas y marginadas de ambos sexos (sin importar la edad), para que posteriormente se incorporen al sector productivo como empleados o iniciando su negocio propio.

Vanessa Boza es una joven profesionista, que con su ardua y eficaz labor ha dejado honda huella en el municipio, uno de los más importantes del país y de la entidad mexiquense por las estrategias que ha implementado, haciendo uso de toda la capacidad de las instalaciones del plantel, ya que -inclusive- ha ampliado los cursos para que se efectúen los sábados y domingos a los que asisten jóvenes entusiastas que desean aprender un oficio que los defienda de su precaria situación económica.

La carismática directora ha logrado incrementar la impartición de Cursos CEA, que se dan a vecinos de colonias y comunidades con escasos recursos económicos, que integran grupos de veinte personas a los que se envía un instructor que por tres horas diarias y por nueve días, los capacita en alguna especialidad. Cada alumno paga la módica cantidad de 52 por dicho curso, dándoles oportunidad a estos jóvenes de emplearse o iniciar microempresa.

De esta manera, Vanessa Boza ha apoyado con decisión para que se lleven a cabo los Cursos Bécate, que tienen un duración de 45 días, en los cuales los alumnos además de recibir su instrucción y capacitación, también se les paga el salario mínimo de la zona geográfica y el material que requieren para las prácticas, un sistema innovador en la entidad mexiquense. ¡Enhorabuena!