Rumbo Político

Faltan… 42 normalistas

Los exámenes de ADN practicados en laboratorios austriacos a un fragmento óseo encontrado en un basurero de Cocula, Guerrero, dieron positivo y pertenecen al joven Alexander Mora Venancio, siendo el primero de los 43 estudiantes normalista de Ayotzinapa que fueron secuestrados y desaparecidos aquella noche negra del pasado 26 de septiembre por policías municipales de Iguala, (bastión perredista) por instrucciones de entonces alcalde José Luis Abarca, ahora preso en un penal de máxima seguridad.

Lo anterior lo dio a conocer el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, quien explicó que seguirán las investigaciones a fondo y que los 80 elementos de las policías municipales de Iguala y Cocula detenidos por su presunta responsabilidad en este acto de barbarie, serán castigadas conforme a derecho; por lo pronto -agregó- se sigue la búsqueda de los otros 16 gendarmes que participaron en tan reprobable acto.

Por lo pronto, se abre la primera rendija para que el ex presidente municipal José Luis Abarca, informe a las autoridades por qué dispuso de los 43 jóvenes como si fueran mercancía y explique detalladamente las instrucciones que dio; tanto él como el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, tendrán que responder a fondo este despreciable suceso a las autoridades competentes para que este lamentable hecho no vuelva a repetirse, en ninguna parte de nuestro país.

Bien comenta el diputado mexiquense David Parra, que México de ser una nación pacífica, ha dado un giro inesperado al convertirse en una de las más violentas del mundo, algo difícil de creer.

El legislador mexiquense, hizo un llamado a la unidad social debido a que somos más los ciudadanos buenos que los malos, no pueden seguir rebasándonos. Expuso que con la paz social únicamente se tejerá el futuro y crecimiento de México.

Efectivamente, no es concebible que el tejido social esté roto, que se hayan acabado los valores, que no se tengan escrúpulos, que la perversidad dentro del crimen organizado en todas sus modalidades avanzara como pandemia, sin que ninguna autoridad se tomara la molestia en hacerles frente y vencerlos.

Requerimos de un reordenamiento social a fondo y urgente, le tenemos que apostar a la paz social, los esquemas de seguridad tienen que estructurarse y llevarlos a cabo, la comunión e integración entre los tres niveles de gobierno y la totalidad de la sociedad debe ser inmediata.

Como le he venido reiterando en este mismo espacio. Si no lo hacemos hoy, mañana será tarde y lo lamentaremos el resto de nuestros días.