Rumbo Político

Empresas productivas del Estado

No hay marcha atrás. Las empresas paraestatales Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad dejarán de serlo de acuerdo a las nuevas leyes para ambos organismos aprobadas el domingo anterior por el Senado de la república, para convertirse en Empresas Productivas del Estado con macro inversionistas mexicanos y extranjeros; de ésta forma se crearán miles de empleos de gran calidad y buenos salarios.

Ambas empresas estarán liberadas de ataduras burocráticas de las secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Energía, sin atropellar los derechos de los trabajadores en activo, jubilados y pensionados. La finalidad es que tanto Pemex como CFE logren fortalecerse y puedan cumplir su misión de trabajar para toda la nación y se obtenga el mayor beneficio económico de su potencial energético,

Las nuevas leyes aprobadas por las fracciones en el Senado del PRI, PAN y Verde Ecologista, dicen que Pemex y CFE son empresas de "propiedad exclusiva del gobierno federal con personalidad jurídica y patrimonios propios, gozarán de autonomía técnica, operativa y de gestión". Los sindicatos de las dos empresas conservan su facultad de decidir sobre contratación de ocupar las plazas correspondientes.

Por lo pronto, el presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación (Canacintra), Rodrigo Alpizar Vallejo, dijo que alrededor de 50 mil micro, pequeñas, medianas y grandes empresas mexicanas que tienen afiliadas, están conformando consorcios para poder competir con las extranjeras y deberán allegarse de capacidad financiera, mano de obra de calidad, experiencia y buenas prácticas, cualidades para potencializarse.

Se dice que en el último año, empresas norteamericanas han perforado más de mil pozos en el Golfo de México, mientras que Pemex ni siquiera ha llegado a una centena. Lo anterior se deriva que los "Hijos del Tío Sam" exploran y explotan cientos de empresas de las más diversas partes del planeta; mientras que en nuestra endeble nación solamente lo lleva a cabo Petróleos Mexicanos.

Esperemos que el gobierno federal, en coordinación con los Congresos Federal y Locales, logren sentar las estructuras sólidas para que logremos ser una potencia mundial. Aunque falta que la administración que encabeza Enrique Peña Nieto, resuelva los problemas que tanto agobian y asfixian a los distintos estratos sociales, porque sin el cumplimiento de sus promesas de campaña, seguiremos en recesión económica y con los problemas cotidianos que tanto fastidian y laceran al grueso de la población mexicana.