Rumbo Político

¡Cuidado con El Bronco!

No se trata del grupo musical regio que cautivó a miles de fans con su género musical durante más de una década que fue liderado por Lupe Esparza. ¡No!

Es Jaime Rodríguez Calderón, apodado "El Bronco", candidato independiente ganador de la primera gubernatura no nada más de Nuevo León, sino de toda nuestro endeble país, quien sorprendió a propios y extraños al arrasar en los comicios regios del pasado domingo, obteniendo 48 por ciento de las preferencias electorales, seguido del panista Felipe de Jesús Cantú con 23.7% y de la priista Ivonne Álvarez, con 22.1 por ciento.

Con este apabullante triunfo de Rodríguez Calderón, la ciudadanía regia da una lección a los políticos que no mostraron capacidad durante su administración; lo he reiterado en este mismo espacio, se cobran facturas inmediatas a los abusivos y nefastos que ostentan y detentan el poder.

Lo complicado que tendrá a lo largo de su gestión el popular "Bronco", es que prácticamente está solo, es decir, no tiene el apoyo de ningún legislador neoleonés que salga a dar la cara por el nuevo gobernador porque simplemente no pertenece a ningún partido político. Deberá demostrar un amplio dominio de las políticas públicas y de capacidad negociación con todos los representantes de las distintas fuerzas partidistas en la Cámara de Diputados local y federal, el gobierno federal y los presidentes municipales de su entidad.

Un gran triunfo sin lugar a dudas de Jaime Rodríguez, lleno de retos, de esperanza para los todos los ciudadanos de dicha entidad norteña; habrá logros, sinsabores, deberá redoblar esfuerzos junto con su equipo de trabajo, sobre todo del primer círculo, sus colaboradores y recomendados tendrán que cubrir el perfil y la experiencia idónea para desempeñar sus cargos eficaz y honestamente para que ganen todos.

Los comicios del domingo pasado marcan una nueva era en la vida política y electoral de nuestro país; hubo fallas por parte de funcionarios del nuevo INE que no estuvieron a la altura deseada. El abstencionismo en las 17 entidades de nuestra república fue el absoluto ganador. La apatía se ha apoderado de millones de mexicanos. Es por ello que los partidos políticos -sin excepción- deberán renovar estrategias, crear cuadros, cumplirle a sus electores, renovarse en todos sentidos para que los mexicanos vuelvan a creer en ellos.

Nuestro país se encuentra en una severa crisis, el tejido social está roto, no hay suficientes empleos, crecimiento económico, los tres niveles siguen fallando, nos han robado la paz, los traidores, pillos y cínicos cada día son más y trabajan a sus anchas, sin que ninguna autoridad cumpla con su deber. ¡Pobre de México!