Rumbo Político

Año de retos

El año que inicia, se ve complicado para los más de 120 millones de mexicanos en varios aspectos que se vislumbran tanto en el entorno nacional, como en el internacional, el más complicado de todos, será el económico, debido a que no le han salido bien las estrategias durante los primeros tres años de la gestión al equipo de especialistas del presidente Enrique Peña Nieto.

Existen motivos y circunstancias por los que no se han cumplido dichas metas, primeramente, que los crecimientos económicos programadas desde el 2012 del más de 3.5% anuales no se han alcanzado; la creación de más de un millón de empleos anuales de calidad, tampoco; el crecimiento del crimen organizado en todas sus modalidades que ha azotado a la población de todos los estratos sociales y a los tres niveles de gobierno.

Otros motivos, han sido la estrepitosa caída del petróleo que llegó a niveles menores a los 24 dólares por barril que dejó pérdidas en las finanzas públicas por 389 mil millones de pesos el año anterior; mientras tanto, el peso mexicano sigue devaluándose frente al dólar que ya alcanzó los 17.70; por estos motivos y las turbulencias de los mercados financieros de América, Europa y Asia, -sobre todo- el de China que su Bolsa de Valores se derrumbó el pasado lunes 7% y, otro ingrediente adicional, fue la falta de pericia del equipo financiero de esta administración peñista.

Por cierto, el lunes anterior, el Jefe del Ejecutivo federal, se desbordó en optimismo al asegurar que este año habrá cosecha de grandes logros de sus tres años de administración. Lo anterior, lo expresó durante la inauguración de la vía de la Barranca de Hueyatlaco que es un paso a desnivel que une a Cuajimalpa y Huixquilucan, el cual tardaron 16 años en concluirlo por diferencias políticas y tuvo un costo de 367 millones de pesos.

Así pues, en los tres niveles de gobierno, deberán trabajar en coordinación para que nuestra nación logre desarrollarse y crecer paulatinamente. Claro está, debemos contar y tener servidores públicos honestos, porque realmente a lo único que se han dedicado la mayoría de ellos es a desfalcar la hacienda pública, sin que se les responsabilice de dichas maniobras turbias y acciones perversas que dan como resultado enriquecimientos ilícitos de estos atracadores oficiales del sistema que tanto han dañado a México, sin que sean enjuiciados y castigados ejemplarmente.

Para muestra un botón: la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados Federal, indicó que la deuda de estados y municipios asciende a ¡515 mil 758 millones de pesos! Lo que compromete el 85% de las participaciones federales. Ver para creer.

Por lo pronto –apreciable lector– le deseo un exitoso y venturoso 2016 y que todos sus proyectos se cumplan. ¡Salud!