Rumbo Político

Alemania, digno campeón

Los alemanes demostraron que están hechos de acero. Pese a las faltas violentas que les propinaron los argentinos, sobre todo durante los últimos treinta minutos del partido, en el que derrotaron por un gol a cero a los argentinos y, de esta forma, proclamarse por cuarta ocasión campeones del orbe, en el Mundial de celebrado en Brasil, que concluyó el domingo anterior.

Con un extraordinario gol de Mario Götze, en el minuto 113, (quien entró de relevo en los minutos finales, del encuentro), los teutones dejaron tendidos en la cancha a los albicelestes de Lionel Messi.

La escuadra alemana fue la mejor del torneo, balanceada en sus líneas, su demostrada contundencia, orden, disciplina, mentalidad triunfadora y su gran capacidad de hacer goles, pues anotaron 18 en toda la justa mundialista. Recordemos la despiadada goliza que le propinaron en las semifinales a la oncena carioca por 7 tantos a 1. Histórica, debido a que a los brasileños nunca se les había humillado de esa forma.

Con la victoria del domingo anterior llegó a 66 en Copas del Mundo, siendo la escuadra alemana la más ganadora. Por su parte, los "chés" de Lionel Messi, pelearon hasta el último minuto, les faltó contundencia, Gonzalo Higuaín, falló a bocajarro un rebote del defensa teutón enviando el balón por un costado de la portería de Sergio Romero, que pudo cambiar el marcador final.

El mejor jugador del mundo, Lionel Messi, no tuvo un partido de lucimiento, decisión, tuvo pocas intervenciones de peligro, mostró sus habilidades en un par de ocasiones en las que puso en peligro la portería de Manuel Neuer.

El legendario estadio de Maracaná, fue fiel testigo de la coronación de los alemanes que dirige Joachim Löw, quien explicó que este campeonato es el premio a diez años de trabajo en el futbol de su país, el director técnico se inició como auxiliar de Jürgen Klinsmann. Si bien es cierto que los germanos no fueron individualmente, si lo fueron en equipo.

Sin lugar a dudas, Alemania es un digno campeón; por su parte, los brasileños son la decepción del campeonato, su fracaso es rotundo y contundente, ya que por ser la oncena más triunfadora en copas del mundo con cinco en su haber, todos pensaban que en su país, y por segunda ocasión siendo anfitriones de la justa, iban a superar el "Maracanazo" de 1950, en el que perdieron ante los uruguayos la final por 2-1. Mientras que en este torneo ni a la final llegaron. Por lo visto, nadie es profeta en su tierra.