Rumbo Político

Adiós al IFE

La decisión fue tomada durante el pasado periodo ordinario de sesiones por el Congreso de la Unión en 2013, de desaparecer la figura al Instituto Federal Electoral (IFE) y darle paso al Instituto Nacional de Elecciones (INE).

Seguramente, las funciones serán las mismas que el IFE en cuanto a su estructura organizacional, la toma de decisiones y el gran presupuesto que ejercerá de miles de millones de pesos anuales, para salarios de consejeros, directores generales, funcionarios, así como para prerrogativas a partidos políticos y la organización e imparcialidad que ejecutará en los próximos procesos electorales federales.

Se alista la entrega-recepción, bajo la responsabilidad del representante legal Edmundo Jacobo Molina y secretario ejecutivo del IFE, quien deberá tener listo el inventario para entregarlo a los próximos consejeros del INE que serán designados por los distintos grupos parlamentarios que integran la Cámara de Diputados a más tardar el 30 de abril del año en curso.

El Instituto Federal Electoral, cumplió su función como tal, al ser el árbitro de los comicios federales tanto intermedios como presidenciales. No olvidemos que le dieron el l triunfo al panista Vicente Fox Quesada en el año 2000, cuando fue derrotado el PRI por primera vez después de 70 años en el poder.

También reconocieron el apretado triunfo de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, del 0.56 por ciento en 2006 ante el entonces perredista Andrés Manuel López Obrador, quien no estuvo de acuerdo con el resultado y protestó causando un problemas económicos y políticos, con el plantón que realizó obstruyendo el paso a peatones y automovilistas en un gran tramo de Paseo de la Reforma y el zócalo de la Ciudad de México, varios meses en 2007.

Asimismo, dio la victoria al actual jefe del Ejecutivo Enrique Peña Nieto, retornando la primera magistratura a la alianza PRI-PVEM frente al mismo tabasqueño, quien de nueva cuenta no supo reconocer el triunfo de su adversario, a pesar de que el mexiquense obtuvo una contundente ventaja de tres millones 300 mil sufragios.

La Cámara de Diputados tiene la responsabilidad de trabajar durante las siguientes semanas en estructurar las 17 las leyes secundarias que formarán parte de la reforma político-electoral y construcción del naciente INE.

Todas las bancadas partidistas de San Lázaro, deberán enfocar bien sus baterías para escoger a los hombres y mujeres que reúnan el perfil idóneo y las características adecuadas para conformar el primer Consejo General del Instituto Nacional Electoral, con leyes perfectibles para que, de esta forma, se convierta en un organismo confiable para que los más de 120 millones de mexicanos.