Especial

El gol de la ilusión

Me gustó el juego a medias, me gustó la selección a medias, me gustó la alineación a medias, me gustó el partido a medias y sin embargo, ganó el que más buscó el triunfo.

Creo que ganó el equipo que merecía ganar y eso fue lo que yo rescataría de este fundamental partido de la selección nacional, eso y el golazazazo de Jiménez que nos volvió a poner el corazón en su lugar.

Dos momentos muy importantes del encuentro: el primero en el que Chicharito falla un penal, que nos daría una tranquilidad y que al haber fallado nos hunde en un mar de desilusiones y desesperanza; el otro, ese gol impresionante de Jiménez que recién entraba a la cancha y que prácticamente en su primer toque al balón apela a un recurso que al haber tenido una mala recepción tiene que recomponer sobre la marcha y decidir en cuestiones de segundo ejecutar una chilena, jugada de por sí riesgosa, mucho más bajo esa presión, pero se tiene fe y la ejecuta a la perfección poniendo el balón pegadito a la base del arquero panameño, para anotar un gol que no solamente levantó a los cerca de 100 mil espectadores en el Estadio Azteca, sino que hizo que todos los mexicanos saltáramos de gusto ante tal golazo.

Creo que se notó un cambio de actitud de la selección, por lo menos en la mayoría de los jugadores, aunque hay que decir que a pesar de un Panamá nada exigente y por el contrario, hasta displicente, hubo jugadores del Tri que no cumplieron su cometido.

Casos concretos son: Giovani, que se perdió después de los primeros 30 minutos y el del Gullit Peña, que aunque mostró mucho entusiasmo y muchos deseos cometió muchos errores en una zona del campo donde esa conducta no se puede permitir.

Otros cumplieron muy bien, entre ellos: Rafa Márquez y Aquino, dos jugadores que yo no esperaba ver como titulares.

Por lo pronto, el gol de Jiménez nos regala cinco centavos más de oxígeno, cinco minutos más, por decirlo de algún modo. Hace que nuestro corazón siga latiendo. Ojalá ese golazo sirva para revivir las ilusiones y los corazones de quienes seguimos anhelando que el Tri llegue a la Copa del Mundo.

PD. Muchas gracias, Jiménez.

twitter@calbert57